Una parada en el camino

Una parada en el camino

Archivos por Etiqueta: Sheila Vélez

¿Quién es Thomas Lubanga?

Esta es la “carta de presentación” que escribió Sheila Vélez sobre el rebelde congoleño Thomas Lubanga en Periodismo Humano , medio para el que colabora.  Utilizo el artículo para introduciros en las Crónicas del Juicio de Thomas Lubanga, que escribe la susodicha para la Corte Penal Internacional desde hace más de dos años. Desde aquí me gustaría animaros a hacer un seguimiento especial a este caso, conocer un poco más a Sheila y el trabajo de la CPI, sobre todo con criminales de guerra. Este es el enlace al blog de Sheila, una tipa brillante en todos los sentidos (http://sheilavelez.wordpress.com). Para saber un poco más sobre ella, podéis leer la entrevista que le hizo El Pais.

 

26.03.2010 Sheila Vélez, Corte Penal Internacional (La Haya)

El 26 de enero de 2009 comenzó el juicio en la Corte Penal Internacional contra el líder de la Unión de Patriotas Congoleños (UPC), Thomas Lubanga Dyilo, acusado de alistar y reclutar niños soldados para participar activamente en las hostilidades. El segundo juicio contra los señores de la guerra Germain Katanga y Mathieu Ngudjolo Chui comenzó el 24 de noviembre de 2009. Ambos rebeldes, líderes de las milicias Fuerza de Resistencia Patriótica en Ituri (FRPI) y Frente de Nacionalistas e Integracionistas (FNI) respectivamente, están acusados de cometer crímenes de guerra y crímenes de lesa humanidad en el ataque perpetrado de manera conjunta contra la población de Bogoro, en Ituri, en febrero de 2003. El caso se enmarca en el conflicto interétnico que asoló la región de Ituri entre 2002 y 2003, y el que se vieron inmersos diferentes grupos rebeldes y fuerzas gubernamentales.

Uno de los niños soldado de la organización de Thomas Lubanga en una manifestación escoltada en junio de 2003 (AP/Karel Prinsloo)

Sin embargo, hasta llegar aquí habían pasado casi cinco años. En abril de 2004, el gobierno congoleño remitió formalmente la situación a la Corte Penal InternacionaI, solicitando al Fiscal investigar si se habían perpetrado, en cualquier parte de su territorio de RDC, crímenes de competencia de la Corte desde la entrada en vigor del Estatuto de Roma el 1 de julio de 2002. El 23 de junio de 2004, el Fiscal abrió investigaciones en la región oriental de Ituri, siendo la primera investigación que la CPI iniciaba desde su constitución. Hasta la fecha, la CPI ha dictado cuatro órdenes de arresto y ha iniciado procedimientos contra tres líderes rebeldes.

A finales de los años noventa, Ituri, una región de la República Democrática del Congo rica en oro, petróleo, coltan y diamantes, se convertía en el frente de batalla de milicias rebeldes, fuerzas del gobierno y potencias extranjeras que luchaban por el poder y el control de los recursos naturales. El conflicto étnico, en particular entre Hemas y Lendus, fue entonces manipulado y alentado por todas las partes con fines políticos y económicos. Los vecinos Ruanda y Uganda hacían y deshacían a su antojo.

En Junio de 2000, cientos de soldados Hema del ‘Rassemblement Congolais’, el movimiento que entonces controlaba Ituri, recibieron dos meses de entrenamiento militar en Uganda. A su retorno, el comerciante Thomas Lubanga se convertía en su portavoz. No tenía experiencia política, pero era un hombre educado, un intelectual. Él representaría los intereses de su grupo étnico, los Hema. Las semillas del Unión de Patriotas Congoleños (UPC)  se acababan de plantar.

Thomas Lubanga - CPI (c)En Enero de 2001, Thomas Lubanga se unió al gobierno del ‘Rassemblement Congolais’ como Comisario de la Juventud y Deportes. Poco después ocupaba la cartera de Defensa. Sintiéndose apartado por su partido en los acuerdos de paz de Sun City en Abril de 2002 en Sudáfrica, Lubanga decide marcharse llevándose a sus soldados Hema consigo. En Agosto 2002 el UPC expulsa al ‘Rassemblement Congolais’ de Bunia e inicia ataques indiscriminados contra la comunidad Lendu y todo aquel que sea ‘Jajambu’ (extranjero). En un clima de total anarquía, el UPC de Lubanga y sus milicias rivales, se dan lucha a muerte en batallas en las que participan niños soldados.

En Septiembre de 2002, Thomas Lubanga es nombrado Presidente del UPC. Desde entonces no encontrará oposición alguna. Lubanga es el “Rais” entre los Hema, un líder con permanente y sagrada autoridad. El protector de su grupo en una guerra que demanda la participación y contribución de toda la comunidad. De hombres, de mujeres, y de niños. Sin límite de edad.

¿Por qué las nuevas guerras se nutren de niños soldados?

Las milicias hacen sus cálculos: los niños no reciben salario alguno, son baratos. Son leales, dóciles, obedientes ante una orden. Tampoco muestran temor en la batalla, no comprenden los riesgos ni las consecuencias. Y si los soldados son niñas, es probable que los mandos se sirvan de sus servicios domésticos y también sexuales. “Yo era virgen antes de entrar a formar parte del UPC. Recuerdo aquella sangre que destrozó completamente mi vida”, dice la Testigo 10. “Lloro cada día, no tengo padre ni madre. Estoy sola, y duele…Cuando pienso en todo esto, quiero morirme”.

Aime Dieudonne, un niño soldado a las órdenes de Lubanga, en la ciudad de Bunia, Congo, en 2003 (AP /Rodrique Ngowi)

El trauma dura una vida. “Cualquier experiencia en la que el agresor esté físicamente en contacto con la víctima, con una navaja, con una pistola, violándola, agrediéndola, es probable que genere en la víctima desordenes psiquiátricos”. Quien se dirige ahora a la Cámara es Elisabeth Schauer, doctora en psicología clínica y directora de una ONG que trabaja en la rehabilitación después del trauma. “Los recuerdos traumáticos o emocionalmente importantes se graban en nuestra memoria. La experiencia traumática no se elimina. Está ahí. Puedes sufrir un trauma a los 11 años y morir con un Desorden de Estrés Post-Traumático a los 70.”

El uso de niños soldados en conflicto no es una práctica novedosa del UPC. Cientos de miles de niños engrosan cada día las filas de milicias y ejércitos irregulares en multitud países del mundo. Pero lo que sí es nuevo es el mensaje que este juicio envía al mundo: el reclutamiento de niños soldados, incluso en las guerras sin ley como la del Congo, es un crimen para el que no habrá impunidad.

La Corte Penal Internacional

La Corte Penal Internacional (CPI) es la primera institución judicial internacional con carácter permanente con capacidad para juzgar a los individuos acusados de cometer genocidio, crímenes de lesa humanidad y crímenes de guerra. Nació con el objetivo de poner fin a la impunidad de las “atrocidades inimaginables que conmocionan profundamente la conciencia de la humanidad,” y que representara ante todo un instrumento de prevención.El 1 de Julio de 2002 entraba en vigor tras lograr las ratificaciones necesarias de 60 estados. Entre los que votaron en contra se hallaban dos grandes potencias y miembros permanentes del Consejo de Seguridad: Estados Unidos y China.

Esta corte se presenta como un mecanismo complementario que busca suplir la ineficacia de los sistemas jurídicos nacionales o su falta de compromiso por acabar con la impunidad. Es ésta la dificultad a la que se enfrentan algunos gobiernos, a menudo con infraestructuras legales inadecuadas, y en los casos peores, con una escasa voluntad política por juzgar a los responsables de los crímenes más graves. Ha sido la debilidad de ciertos sistemas legales lo que ha empujado a los propios estados a referir sus casos ante la CPI. Así lo hicieron Uganda, Republica Centroafricana y República Democrática del Congo.

Anuncios