Una parada en el camino

Una parada en el camino

Archivos mensuales: diciembre 2011

EL RETO DE KIM JONG- UN

El 2011 acaba con una de las noticias del año: la muerte de Kim Jong Il. El imperio de Corea del Norte se queda sin uno de los grandes peones de su dictadura.

Hasta 1948 ése imperio totalitario estuvo presidido por Kim II Sung, padre del fallecido Kin Jong II. Ahora será el hijo de éste, Kim- Jong- Un, quien cumplirá como Jefe del Estado y del Gobierno de Corea del Norte. Según los servicios secretos surcoreanos, el joven Jong-Un habría nacido en 1983 de la tercera esposa de Kim Jong-Il, una bailarina de origen japonés, estudió en Suiza y es aficionado al baloncesto. Lo que es seguro es que tendrá una ardua tarea: seguir explicando la realidad con una sola voz, sin contradicciones… Eso sí, podrá contar con los consejos de sus aliados y hermanos mayores, como los Castro o Hugo Chávez, que seguirán siendo íntimos colegas del comunismo más distorsionado y agresivo. Ellos le ayudarán a seguir dirigiendo a los ciudadanos norcoreanos como entes acostumbrados a desfilar y actuar de forma robotizada.

Deberá seguir sacando el mayor rendimiento a sus escasas riquezas minerales y transformarlas en amenazas nucleares. Mantener al cuarto ejército más grande del planeta, con más de un millón y medio de alistados de los 11 que habitan el país asiático (y el primero en gasto militar en comparación con el PIB). Deberá seguir ocultando a la Comunidad Internacional que la hambruna que hubo entre 1995-1998, y que acabó con la vida de 3 millones de norcoreanos, no fue un caso aislado. Deberá seguir insistiendo en la credibilidad de la ideología oficial del Estado, la Juche, que consiste en no depender de nadie, como si en los tiempos que corren eso fuera posible… Y lo más importante: deberá seguir sembrando la semilla del mal, la que yace en el gran Palacio Memorial de Kumsusam y es visita obligada para los norcoreanos.

La muerte de Kim Jong-Il el pasado 17 de diciembre se produjo el mismo día en que su país aceptaba suspender su programa de enriquecimiento de uranio con fines militares, una precondición fijada por Estados Unidos para retomar las negociaciones y que podría proporcionar a Pyongyang 240.000 toneladas de ayuda alimentaria.

En octubre de 2006, Corea hizo explotar su primera bomba nuclear y ése mismo mes ya se retomaron conversaciones multilaterales en China, donde Corea del Norte aprovechó para exigir compensaciones energéticas. No sabemos si ahora el país norcoreano aceptará esas ayudas a cambio de renunciar a sus amenazas nucleares. Demasiados intereses bajo el nombre de la desnuclearización. Por ejemplo, el del caso de China, que trata, a pie puntillas, de no despertar al gigante. También demasiados duelos que explican esa prudencia con el que podría ser el causante de una salvaje matanza con un ataque químico: duelos con Vietnam por el control del archipiélago de las Paracel, Beijing disputa las islas Spartly con Japón, Filipinas, Vietnam, Malasia, Indonesia y Brunei; el que mantienen Corea Del sur y Japón por las islas Kodko, o entre Tokio y Moscú por las Kuriles.

El caso es que en los últimos meses se ha probado que Corea del Norte no cesa en su labor nuclear, produciendo plutonio a mansalva, capaz de fabricar entre seis y ocho bombas atómicas. Cuenta con un impresionante arsenal de armas convencionales y químicas, y ha efectuado pruebas con misiles de largo alcance Taepodong, capaces de llegar hasta EEUU. Continúa utilizando seres humanos para experimentos químicos mortales. El gobierno niega la existencia de campos de concentración donde se realicen estos actos macabros, pero los pocos periodistas que han podido acceder al país en los últimos años, dan fe de más de un centenar de emplazamientos donde se producen torturas y asesinatos diarios. De hecho, más del 25% de los norcoreanos han sido arrestados, y entre aquellos que fueron detenidos por motivos políticos, el 90% atestiguó casos de privación del alimento, el 60% observó muertos por golpes o torturas, y el 27% presenció ejecuciones y muertes por golpes o torturas.

Complicada transición la que le espera a Kim Jong- Un… El principal aliado de Corea del Norte, China, probablemente le apoyará para evitar su caída, ya que provocaría la huida de millones de refugiados hacia el país chino. Estados Unidos, Corea del Sur (que mantiene tensas relaciones con el Norte), y Japón, enemigo del régimen comunista, permanecen expectantes. El mundo entero espera el estallido de un país que vive en la penumbra…

Mientras, ése joven de ojos rasgados debe empaparse del ensayo de Chomsky “Visiones alternativas”:

1.- La estrategia de la distracción.

El elemento primordial del control social es la estrategia de la distracción que consiste en desviar la atención del público de los problemas importantes y de los cambios decididos por las élites políticas y económicas, mediante la técnica del diluvio o inundación de continuas distracciones y de informaciones insignificantes.

La estrategia de la distracción es igualmente indispensable para impedir al público interesarse por los conocimientos esenciales, en el área de la ciencia, la economía, la psicología, la neurobiología y la cibernética. “Mantener la atención del público distraída, lejos de los verdaderos problemas sociales, cautivada por temas sin importancia real. Mantener al público ocupado, ocupado, ocupado, sin ningún tiempo para pensar; de vuelta a granja como los animales (cita del texto “Armas silenciosas para guerras tranquilas”)”.

2.- Crear problemas y después ofrecer soluciones.

Este método también es llamado “problema-reacción-solución”. Se crea un problema, una “situación” prevista para causar cierta reacción en el público, a fin de que éste sea el mandante de las medidas que se desean hacer aceptar. Por ejemplo: dejar que se desenvuelva o se intensifique la violencia urbana, u organizar atentados sangrientos, a fin de que el público sea el demandante de leyes de seguridad y políticas en perjuicio de la libertad. O también: crear una crisis económica para hacer aceptar como un mal necesario el retroceso de los derechos sociales y el desmantelamiento de los servicios públicos.

3.- La estrategia de la gradualidad.

Para hacer que se acepte una medida inaceptable, basta aplicarla gradualmente, a cuentagotas, por años consecutivos. Es de esa manera que condiciones socioeconómicas radicalmente nuevas (neoliberalismo) fueron impuestas durante las décadas de 1980 y 1990: Estado mínimo, privatizaciones, precariedad, flexibilidad, desempleo en masa, salarios que ya no aseguran ingresos decentes, tantos cambios que hubieran provocado una revolución si hubiesen sido aplicados de una sola vez.

4.- La estrategia de diferir.

Otra manera de hacer aceptar una decisión impopular es la de presentarla como “dolorosa y necesaria”, obteniendo la aceptación pública, en el momento, para una aplicación futura. Es más fácil aceptar un sacrificio futuro que un sacrificio inmediato. Primero, porque el esfuerzo no es empleado inmediatamente.

Luego, porque el público, la masa, tiene siempre la tendencia a esperar ingenuamente que “todo irá mejorar mañana” y que el sacrificio exigido podrá ser evitado. Esto da más tiempo al público para acostumbrarse a la idea del cambio y de aceptarla con resignación cuando llegue el momento.

5.- Dirigirse al público como a criaturas de poca edad.

La mayoría de la publicidad dirigida al gran público utiliza discursos, argumentos, personajes y entonación particularmente infantiles, muchas veces próximos a la debilidad, como si el espectador fuese una criatura de poca edad o un deficiente mental. Cuanto más se intente buscar engañar al espectador, más se tiende a adoptar un tono infantilizante. ¿Por qué? “Si uno se dirige a una persona como si ella tuviese la edad de 12 años o menos, entonces, en razón de la sugestionabilidad, ella tenderá con cierta probabilidad, a una respuesta o reacción también desprovista de un sentido crítico como la de una persona de 12 años o menos edad (ver “Armas silenciosas para guerras tranquilas”)”.

6.- Utilizar el aspecto emocional mucho más que la reflexión.

Hacer uso del aspecto emocional es una técnica clásica para causar un corto circuito en el análisis racional, y finalmente al sentido crítico de los individuos. Por otra parte, la utilización del registro emocional permite abrir la puerta de acceso al inconsciente para implantar o injertar ideas, deseos, miedos y temores, compulsiones, o inducir comportamientos…

7.- Mantener al público en la ignorancia y la mediocridad.

Hacer que el público sea incapaz de comprender las tecnologías y los métodos utilizados para su control y su esclavitud. “La calidad de la educación dada a las clases sociales inferiores debe ser la más pobre y mediocre posible, de forma que la distancia de la ignorancia que plantea entre las clases inferiores y las clases sociales superiores sea y permanezca imposibles de alcanzar para las clases inferiores (ver “Armas silenciosas para guerras tranquilas”)”.

8.- Estimular al público a ser complaciente con la mediocridad.

Promover al público a creer que es moda el hecho de ser estúpido, vulgar e inculto…

9.- Reforzar la autoculpabilidad.

Hacer creer al individuo que es solamente él el culpable por su propia desgracia, por causa de la insuficiencia de su inteligencia, de sus capacidades, o de sus esfuerzos. Así, en lugar de rebelarse contra el sistema económico, el individuo se autodesvalida y se culpa, lo que genera un estado depresivo, uno de cuyos efectos es la inhibición de su acción. Y, sin acción, no hay revolución!.

10.- Conocer a los individuos mejor de lo que ellos mismos se conocen.

En el transcurso de los últimos 50 años, los avances acelerados de la ciencia han generado una creciente brecha entre los conocimientos del público y aquellos poseídos y utilizados por las élites dominantes. Gracias a la biología, la neurobiología y la psicología aplicada, el “sistema” ha disfrutado de un conocimiento avanzado del ser humano, Tanto de forma física como psicológicamente. El sistema ha conseguido conocer mejor al individuo común de lo que él se conoce a sí mismo. Esto significa que, en la mayoría de los casos, el sistema ejerce un control mayor y un gran poder sobre los individuos, mayor que el de los individuos sobre sí mismos.

Anuncios