Una parada en el camino

Una parada en el camino

Archivos mensuales: junio 2010

Ojalá fuera cierto

El pasado 29 de mayo, el diario cubano Granma tituló uno de sus artículos “Cuba no está sola”, en referencia a las recientes declaraciones del intelectual argentino Miguel Bonasso. Parece que una vez más, se confunden los términos entre los cómplices repartidos por los distintos países “democráticos”. Mal de muchos, consuelo de tontos.

El eje de esos mensajes solidarios que buscan legitimar a una dictadura ( con todos los atributos para serlo ), consiste en identificar a Cuba con un partido, a la soberanía nacional con los intereses de la élite de poder y a salir en defensa de la mítica revolución cubana.

Resulta por lo menos curioso, que según Bonasso, Zapata Tamayo fue “convertido en disidente y mártir político por los grandes trusts de la comunicación”. Estas declaraciones tan desafortunadas vuelven a demostrar que todavía son muchos los que mantienen su fidelidad ideológica a un sistema de valores y creencias que pudieron ser paradigmáticas desde el punto de vista humano, pero que en esencia repiten el legado de Jorge Rafael Videla en Argentina, Augusto Pinochet en Chile o Marcos Pérez Jiménez en Venezuela. Unas menos crueles que otras, pero todas regidas por el abuso contra sus adversarios, el control de los medios de prensa, la anulación de los derechos constitucionales, y en el caso de las totalitarias, el racionamiento, la delación en sus niveles más degradantes, las torturas psicológicas y el engañoso otorgamiento de ciertas facilidades, como el acceso a los servicios de educación y salud a los residentes cubanos. Embaucador puede resultar también la negociación llevada a cabo entre la Iglesia y el gobierno cubano, que ha conseguido que seis presos políticos puedan ser acercados a sus ciudades de origen. Una medida al menos esperanzadora en un panorama que llama a la desesperación.

Así, es oportuno recordar que Cuba no es solo Fidel, ni Raúl Castro, ni el sistema que defienden unos y otros desde hace ya demasiadas décadas. Cuba también es el pueblo que simula ser fiel por miedo a represalias; los más de 200 presos políticos y de conciencia, y los cubanos que han tenido que refugiarse en otras naciones por motivos políticos o económicos. Debería ser de reclamo internacional la posibilidad de unas elecciones limpias y sin exclusiones.

Mientras tanto, no importa si de derecha o izquierda, las dictaduras tienen patrones comunes. Y si no, que se lo pregunten a Bonasso. A su compatriota Ernesto ya le han aburrido y profanado demasiado.